Martes, 19 de Febrero del 2008

Personas con esclerosis múltiple y sus familias exigen fármacos ...
Milenio Guadalajara - Guadalajara,Jalisco,Mexico
El pequeño campamento de pacientes con esclerosis múltiple y sus familias, quienes están en plantón desde hace una semana afuera del Hospital de ...

Público / Ciudad y Región - 14/02/2008

Afectados mantienen plantón en protesta porque les cambiaron de medicamento; José Luis, dicen, no soportó más
Ante sordera del IMSS, enfermo de esclerosis se suicidó, denuncian

Prefirió morir. Un enfermo de esclerosis múltiple que protestaba por el cambio de medicamentos en el IMSS decidió quitarse la vida.



Personas con esclerosis múltiple y sus familias exigen fármacos efectivos. Foto: Felipe Salgado
 

El pequeño campamento de pacientes con esclerosis múltiple y sus familias, quienes están en plantón desde hace una semana afuera del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional de Occidente del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), se vistió de luto. José Luis T., uno de sus compañeros de lucha, “se cansó de las injusticias y prefirió ya no ver”. El domingo, el hombre, de unos 40 años, se suicidó, dijeron los manifestantes.

Miembros de la Asociación Esclerosis Múltiple Jalisco, AC responsabilizan a las autoridades del IMSS en el estado por la muerte de José Luis, quien, según la presidenta de este organismo, Ninfa Monarres Madrid, les comentó en días previos su desánimo por seguir viviendo y por el caso omiso que las autoridades del Seguro Social hacían de sus reclamos. “Se cansó por las condiciones de vida, por el trato... de ver las injusticias y lo que nos están haciendo”.

Y es que enfermos de esclerosis múltiple, asegurados del IMSS, se niegan a utilizar el medicamento que el instituto compró y pretende obligarlos a consumir desde el 16 de enero pasado. La negativa obedece a que el manejo de esta enfermedad es muy delicado, pues es un mal incurable que afecta progresivamente al sistema nervioso central, ocasionando el deterioro del organismo y sus funciones. “De un medicamento confiable depende que tengamos mejor calidad de vida”, explicó Monarres Madrid, quien también es una de los 300 personas afectadas por esta enfermedad que se estima viven en Jalisco.

El IMSS cambió el medicamento Interferon, que hasta el año pasado les asignaba para tratar la esclerosis múltiple, de fármacos de patente por medicamentos genéricos que “no cuentan con ningún estudio de farmacovigilancia, seguridad y tolerancia del mismo”, denunció la presidenta hace unas semanas (Público, 26 de enero de 2008). Ese mismo día, la asociación lanzó la advertencia de que no usarían el genérico y que de no ser escuchados se mantendrían en plantón.

La amenaza se cumplió tras la respuesta que les dio el director del citado Hospital de Especialidades del IMSS Jalisco, Marcelo Castillero Manzano: que el fármaco, aunque es genérico, es el mismo; y que la licitación para su compra fue nacional y él no puede hacer nada. Les conminó a no abandonarlo.

El martes pasado, miembros de la asociación se plantaron frente a la torre del nosocomio que presume de ser líder en trasplantes y que es “centro de referencia nacional” de muchas otras áreas médicas. Ahí se instalaron las casas de campaña y las cartulinas con sus quejas desoídas, la última escena que ya no soportó ver José Luis.

Monarres Madrid comentó que la depresión es un padecimiento colateral de quienes sufren esclerosis múltiple, pues esta enfermedad les va arrebatando la salud y limitando llevar una vida cotidiana normal; de ahí que reconoce el riesgo de dejar de tomar el fármaco.

“Pero estos genéricos [que decidió darles el IMSS] tienen efectos secundarios”, insistió, lo cual ha sido demostrado en pacientes de otras entidades a quienes ya les impusieron los medicamentos genéricos el año pasado: dificultad para respirar, disminución de la visión y disminución de la movilidad hasta llegar a un alto grado de dependencia. Por ello, lamentó que el directivo del IMSS, Castillero Manzano, “sólo pase por aquí y agache la cabeza para no vernos”, sin consideración a las personas “que sólo exigimos nos den el mismo medicamento Interferon que nos daban hasta diciembre de 2007”.

“No ver” fue también el deseo de José Luis, quien fue sepultado ayer. Otra paciente ha manifestado la misma idea. Y un niño que según la asociación “está muy enfermo”. Así que anunciaron que presentarán una queja ante Derechos Humanos. La misma idea fue manifestada por el Consejo Estatal de la Defensa de Salud Jalisco, según carta enviada a este diario, donde conceden la razón a los manifestantes.


Guadalajara / Maricarmen Rello